BUSCA GOBIERNO REFORZAR POLICÍA CON CRISTIANOS Y JÓVENES DE FE

Su nombre era Esteban Cervantes Barrera, pero después de que el 18 de septiembre perdiera la vida cuando trató sacrificadamente de detener al hombre que comenzó a disparar en el Metro Balderas, es ahora recordado como “El Héroe del Metro”.

oficioasoreligiosas Quién sabe con precisión las razones por las que Cervantes, soldador y laminero de oficio, actuó de manera poco común, mostrando un valor y un sentido moral sobresalientes y arriesgando su vida de forma que es extraño ver ya incluso en los policías.

Sólo se sabe, por las crónicas periodísticas, que sus vecinos lo describieron como un hombre que luchaba por la justicia y que en su funeral, hubo más cantos que lágrimas, los cánticos de una congregación llamada Iglesia Cristiana Evangélica Espiritual, a la que él o su círculo cercano pertenecían.

Tal vez fue pensando en esto, en los valores humanos que brinda una formación religiosa activa que la Secretaría de Seguridad Pública envió el pasado mes de Agosto un Oficio a las Asociaciones Religiosas del país, a fin de promover entre sus jóvenes feligreses la invitación para unirse a la nueva Policía Científica.

El oficio, del cual Impresión Política tiene una copia (cortesía del periodista Oscar Moha, de la ONG periodística Voz de los Mártires) está fechado el pasado 26 de Agosto y viene a nombre del Dr. Luis Carlos Cruz Torrero, director general de Coordinación y Desarrollo de las Policías Estatales y Municipales de la Secretaría de Seguridad Pública Federal.

Hay datos desalentadores de corrupción en los cuerpos policiacos. Un recuento publicado en el diario Reforma el pasado 26 de Septiembre evidenció el alto nivel de corrupción que hay en policías, a nivel local, por ejemplo. El 90 por ciento de los 357 policías detenidos en el año por presuntos vínculos con el narcotráfico pertenecía a policías municipales.

El Gobierno Federal ha propuesto de hecho integrar las policías municipales con los cuerpos de seguridad estatal. No obstante, la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado ha hecho que también haya miembros de fuerzas estatales o federales salpicados con casos de corrupción.

El oficio de la SSP, dirigido a las Asociaciones Religiosas de México, explica que los miembros de la nueva Policía Científica es entre deben contar con “valores de honestidad, Lealtad y amor a la Patria” y detalla el porqué de la convocatoria a los grupos religiosos:

 

“Nosotros como Institución de Seguridad Nacional, creemos que  estos valores, Ustedes los han aplicado y enseñado desde los púlpitos de sus congregaciones a cada uno de sus feligreses a través de los años, mismos valores que ahora requiere México Integrar en todas las agrupaciones Policiales del País, que sean reflejados por jóvenes profesionistas con altos niveles de calidad humana reclutados de las Asociaciones que ustedes dignamente representan, estos jóvenes ayudarán a recuperar nuevamente la confianza de la Ciudadanía”

Cabe señalar que la convocatoria para integrarse a dicho cuerpo policiaco de recién formación, se transmitió a través de anuncios públicos de radio y televisión durante varios meses, además de que el propio Secretario Genaro García Luna lanzó una cruzada en universidades públicas y privadas para seleccionar a 10 mil nuevos miembros de esa agrupación.

De acuerdo a las notas periodísticas, García Luna anunció que se requerían jóvenes profesionistas para ocupar las áreas de “Lavado de Dinero, Tecnología, Investigación de Campo y Gabinete’’, quienes percibirían 12,000 pesos mensuales al integrarse a la Policía Científica.

Lo cierto, es que no sólo la Secretaría de Seguridad Pública parece estar buscando apoyo en los miembros de Asociaciones Religiosas sino también el Gobierno Federal en general.

El pasado 3 de Octubre en el Zócalo, por ejemplo, miles de cristianos evangélicos llenaron la Plaza de la Constitución en un evento llamado “Un México, una Oración”, organizado para pedir a Dios por el país, bajo el diagnóstico de que atraviesa serios problemas económicos, sociales y de inseguridad.

Pues bien, fue interesante que mientras el tema pasó inadvertido para muchos medios (quizás aún acostumbrados a sólo seguir informativamente las actividades de una sola iglesia, la Católica), no fue así para la Primera Dama, Margarita Zavala, quien durante el evento llamó a los organizadores para enlazarse al templete y “agradecer a los mexicanos” allí reunidos ahora que México “tanto necesita de sabiduría, paz y prosperidad”.

Y es que parece innegable que el Gobierno Federal está en búsqueda de una base y tejido social que le ayude no sólo a gobernar sino a enfrentar las terribles pruebas de la lucha contra las drogas, la delincuencia y la corrupción endémica con un valor y tezón heroicos, así, como Cervantes, el “héroe del metro”.

Inclusive, en una interesante declaración, que fue por cierto criticada por algunos sectores que consideraron que no respetó el Estado laico, el Presidente Calderón enfatizó el mes pasado la conexión entre la falta de “asideros trascendentales” (como Dios) y el caldo de cultivo para la drogadicción.

 

"Una juventud que por sus condiciones sociales, familiares, educativas, por falta de oportunidades, tienen pocos asideros trascendentes que tienen poco que creer, que no creen en la familia, que no tuvieron; que no creen en la economía o en la escuela, que no creen en Dios porque no lo conocen… esta falta de asideros trascendentales hace, precisamente, un caldo de cultivo para quienes usan y abusan ese vacío espiritual y existencial de nuestro tiempo".

Paradójicamente, mientras el Gobierno busca más ciudadanos y policías honestos por sus valores religiosos, el gobierno de Estados Unidos acaba de lanzar una preocupante alerta sobre la intolerancia religiosa en México. Según el Reporte internacional del Departamento de Estado sobre Libertad Religiosa, en los primeros tres años de esta administración ha habido más casos de intolerancia religiosa que en los dos sexenios anteriores.

El reporte señala que hubo 96 abusos documentados de derechos humanos por intolerancia contra minorías religiosas, mientras que en todo el sexenio de Vicente Fox hubo 42.

Muchos de esos abusos se cometieron según los reportes contra cristianos evangélicos, quizás contra algunos de los grupos cercanos a los que recibieron en el Zócalo la llamada de la Primera Dama, los que podrían invitar a sus jóvenes a ser policías o los que cantaron en el funeral de Estaban Cervantes.

1 comentarios:

emi licona dijo...

eso es lo que hace falta no podemos encasillar a Dios en una religion es mas que eso!!!!!!!!!!
ser cristiano es solo seguir la doctrina de Jesus.. asi que no hay nada que perder y si una batalla por ganar!!:D

Publicar un comentario en la entrada