EL COLOR DE CALDERÓN Y EL CABALLO DE FOX (O “AHÍ LES DEJÓ MI LEGADO”)

RESUMEN:

  • Fox habló de seguir en el mismo caballo
  • Calderón del color que debe dar su sucesor
  • Pero ambos incumplieron sus promesas

Hemos pasado del “no se cambia de caballo a la mitad del río” a “mi sucesor debe dar color en seguridad en un sexenio.

Así fue: "México no debe volver atrás; no se cambia de caballo a la mitad del río dijo el Presidente Vicente Fox.

Luego, tras ese evidente arenga electoral, enumeró lo que a su juicio era lo vital que debería tener continuidad.

“Para seguir avanzando debemos profundizar nuestro compromiso con un manejo responsable de la economía, con un impulso decidido a la infraestructura básica del país, con el aseguramiento de fuentes de energía al mediano y al largo plazo. Ese es el camino hacia un México mejor.”

Hoy, un sexenio después, el Presidente Felipe Calderón comenzó también a delinear lo que, según él, deberá hacer el próximo Presidente en el 2012.

"Lo importante es que, más que el color del partido, dé color en el tema de la seguridad y de la ley. Y eso es lo que debe determinar, yo creo, el rumbo del país".

Y argumentó:

“Que ese entramado sistémico sea tan fuerte que quien quiera… que me releve tenga forzosamente… que cumplir el compromiso elemental de proteger a los ciudadanos”.

En realidad, en ambos casos, como en el de todos los Presidentes, las proyecciones de futuro parecen más bien destinadas a defender el presente.

Se busca evidentemente defender el trabajo, lo poco o mucho realizado, y tratar de influir en la percepción que tendrán otros del Gobierno en turno. Buscar “delinear” cuál quisieran que fuera su legado.

Lo paradójico es que Fox prometió democracia y terminó presumiendo plantas de energía o quién sabe qué, mientras que Calderón prometió empleo y está terminando defendiendo al Ejército en las calles.

Así es la política.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada